¿Obediencia o desobediencia?



Dos niños fallecidos y cinco personas intoxicadas fue el saldo en la familia Siliézar, luego de que consumieron tortillas hechas con semilla mejorada.
La misma bolsa repleta de granos que en un futuro les saciaría el hambre tras dar el producto de la cosecha les provocó la intoxicación después del almuerzo, en su humilde vivienda ubicada en el cantón Las Cañas, Soyapango.
Por orden del jefe de familia, José Segundo Siliézar, de 60 años, el maíz fue molido, transformado en tortillas e ingerido.
Fuente: http://www.laprensagrafica.com/el-salvador/social/130983-dos-fallecidos-por-ingerir-semilla-mejorada.html

Definitivamente la fusión de la ignorancia el hambre y la negligencia llevo a esta familia a la muerte, partiendo del hecho que en El Salvador se vive mucha pobreza y las oportunidades para salir adelante son muy pocas, la educación no llega a todas las edades ni a todos los estratos sociales. La falta de una buen administración de este tipo de productos también contribuye a que este tipo de situaciones se vuelvan a repetir en el país; podría continuar escribiendo sobre las picardías que se cometen, pero no es ese el enfoque de mi artículo más bien quiero enfocarme en el hecho de seguir ordenes, y me surge la interrogante sobre el hecho de ¿que lleva a una persona a seguir las ordenes de un individuo aun y cuando el seguir dichas ordenes puede llegar a causar daño o en el peor de los casos la muerte?
La frase “el que obedece no se equivoca” puede ser seriamente cuestionada al ver la triste historia de la familia Siliézar, ya que al obedecer a la orden del jefe de familia, les llevo al hospital y a algunos miembros de su familia al cementerio. ¿Se contradice esto con la escritura en Romanos 13 el cual dice “ Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios…… De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.”? De ninguna manera, no hay contradicción alguna.

La pregunta más bien seria, ¿hasta dónde debo de obedecer? O ¿a quién? No podemos negar que los padres tienen la autoridad para guiar a sus familias como mejor les parezca en el caso de los que creen vivir sus vidas alejados de Dios o con muy poca relación con Dios mismo, en el caso de los creyentes es distinto pues deben guiar a sus familias conforme a lo que Dios dicta en su palabra. La verdad es que creyente o no, un padre o madre deben ejercer la autoridad sobre sus hijos, y los hijos deben de obedecer, pero hasta donde? Siempre habrán leyes o autoridades mayores, en cualquier caso Dios tendrá siempre la autoridad suprema, y debemos hacer como el nos manda “Salmos 25:15 Mis ojos están siempre fijos en el Señor, porque él sacará mis pies de la trampa.”

Si bien es cierto este caso especifico tiene factores sociales y políticos no podemos negar que al final el buscar a Dios, la constante lectura de su palabra, y la conciencia plena de su presencia hará que casos como estos no se repitan. Pues esta familia obedeció a su autoridad terrenal pero desobedeció a Dios no siendo prudentes Proverbios 14:8 La sabiduría del prudente es saber discernir su camino, la insensatez de los necios es puro engaño. Al final ningún mandato terrenal debe ser superior a los mandatos de Dios, y si una orden me llevara a pecar contra Dios pues desobedeceré para obedecer a Dios.

Hechos 5:29 Es necesario obedecer a Dios antes que los hombres.

Comments
One Response to “¿Obediencia o desobediencia?”
  1. Mario dice:

    En la Biblia se nos manda como bien se menciona en Rom. 13:1, a someternos a las autoridades tanto terrenales como a aquéllas que directamente establecen el gobierno de Dios en un ámbito más eclesiástico. Ahora, si analizamos el contexto en el cual Pablo da esta ordenanza, entendemos que el Apóstol viene haciendo mención de actitudes y comportamientos adecuados para una persona temerosa de Dios en cuanto a su testimonio delante de los no creyentes, etc.

    Ahora, es lógico a la luz de toda la extensión de la escritura que este mandato tiene un límite, que es desobedecer directamente la autoridad que sobrepasa a todas las demás, es decir, la autoridad directa de Dios. Es obvio que el mandato de Dios de ser sujetos a la autoridad no significa una sentencia de muerte para personas que se ven involucradas en situaciones similares a la descrita en este artículo, la sujeción debe ser practicada hasta el punto en el cual se contradice con la voluntad expresa de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: