¿Siendo y haciendo discípulos o jugando a hacerlo?


Los doce discípulos y apóstoles fueron hombres comunes y corrientes, hombres  ordinarios, a quienes Dios utilizó de una manera extraordinaria.  Fue el mismo Dios creador de todo lo que existe, quien convivio con cada uno de ellos, fue Jesús mismo el que entreno y capacito a sus discípulos, les llevo de la mano caminando junto a Él, hasta que estaban preparados para la comisión que les tenía preparada.  
La palabra “discípulo” significa “aprendiz” o “seguidor”, la palabra “apóstol” se refiere a “uno que es enviado”, el proceso de discipulado incluye ambos términos ya que Jesús llamó a sus discípulos y les formuló lo que les prometía y lo que esperaba de ellos. Al igual que esta llamado hoy día a cada uno de sus hijos planteando la misma invitación: “Ven y sígueme” Mt. 19, 21, “vayan y evangelicen” Mt. 28, 19, “Yo estaré con ustedes siempre” Mt. 28, 20b. 
La enseñanza de Jesús siempre ha estado enfocada en su persona y no en ninguna otra cosa, ya que Él es el Camino, la Verdad y la Vida Juan 14:6., siempre ha estado enfocada en su mensaje liberador y no en un mensaje opresor, religioso y legalista Juan 8:32, el discípulo tiene que ser liberado de toda aquella cosa que no le permita o que le sea un obstáculo para enfocarse en Jesús.
La forma en que Jesús enseñaba a sus discípulos no era simplemente hablando, como muchos tienen por costumbre hoy día, no basta con hablar bien, o seguir una guía o escrito, sino comunicando amor, es a través de la vida misma de Cristo actuando en cada individuo y siendo modelo, no la persona que discípula sino Cristo morando en la persona el que debe de ser modelo.   Lo primero que Jesús hace al llamar al discípulo es a estar con Él, a convivir con El permaneciendo en Su amor, siendo amigo. Marcos 3,14; Juan 15. 
El maestro de maestros, llama al discípulo a una vida de comunión,  a una relación de maestro/amigo y no a una relación superficial.  Es en esta comunión en la que Jesús hace que los discípulos entren en comunión con los demás hermanos de la fe, que se relacionen en carne y hueso, en ningún momento lo hace de manera aislada o apartada, lo cual es común ahora en día con tanta tecnología, el creer que basta y sobra con enviar un correo electrónico, o enviar un mensaje al Facebook o Twitter.  El discipulado debe realizarse en familia, en comunión, es de cerca donde se vive comunión, es estando cerca donde se conoce a la familia, la tecnología es buena, pero se ha encargado de acercar a los que están lejos y alejar a los que están cerca, hay que hacer un buen uso de la misma.
El discipulado es una escuela para la vida y para la misión que se le ha encomendado al cristiano, todo con un solo fin, el convertirse en discípulo para “hacer discípulos” para Jesús.  El discípulo debe convertirse en ente multiplicador del evangelio y de la vida de Cristo en los demás, escuchando la Palabra para comprender la misión, luego llevándola a la praxis, viviendo la palabra renovando cada vida, para que luego pueda ser comunicada eficientemente “haciendo discípulos para Jesús”, enseñando lo que se ha aprendido de Él, para poder así finalmente vivir en comunión como un solo cuerpo “uno para que el mundo crea” Juan 17, 21. Se trata del fortalecimiento del cuerpo de Cristo el cual es la iglesia.
El proceso de discipulado no es algo temporal de unas cuantas semanas o meses, es un proceso continuo, es un proceso de amor y cuido, es toda una vida de enseñanza, aprendizaje, discipulado y modelaje.  Una vez finalizado el proceso discipular, Jesús inicia de nuevo con el primer comunicado, indudablemente, la pedagogía de Jesús no es un proceso lineal doctrinal. Es un proceso cíclico, continuo, progresivo, que ayuda al discípulo a crecer en Su vida, verdad y amor.

 

Comments
One Response to “¿Siendo y haciendo discípulos o jugando a hacerlo?”
  1. Pues respecto de esto, Jesús lo que quiere es que tengamos esa libertad de hacernos sus amigos y obviamente hacer lo que el Padre desea que hagamos. Juan 15 versículos 14 y 15: “14 Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.15 Ya no los llamo *siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes.”. Una de las cosas que nos manda es la gran comisión que sabemos de que se trata, pero hay otras cosas que Jesús quiere que hagamos, pero unicamente lo sabremos teniendo esa amistad con Él, para que Él nos hable. Bendiciones.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: