Perspectiva Distorsionada acerca del cristianismo


Adiós, María Fernanda- decía Magdalena desde la puerta, mientras su amiga iba a su auto. Una vez que cerró la puerta fue a la cocina donde su madre estaba preparando la cena.
– Maria Fernanda parece buena chica -dijo su madre mientras sacaba un tazón del microondas-. Es muy respetuosa y amable. Me preguntaba acerca de ese punto oscuro en su frente. ¿No es eso una marca en alguna religión?
– Así es. Es hindú; ella y su familia vienen de la india -respondió Magdalena.
– ¡Esa es una gran oportunidad para ti! -dijo su madre-. Ya que las dos se están volviendo buenas amigas, puedes darle testimonio de tu cristianismo.
– No lo creo mamá. Lo que pasa es que ella…
– ¿Que quieres decir con “no lo creo”? -interrumpió su madre-. Con tanto tiempo que pasas con María Fernanda, no es difícil que le digas que eres cristiana.
– Bueno mamá, ese es el problema -respondió Magdalena, mientras ponía los platos en la mesa-. Maria Fernanda cree que su religión es lo correcto para ella y yo no necesito decirle lo contrario. Porque en realidad, si uno lo analiza, ¿quien puede decirlo?
– ¿Quien puede decirlo? -exclamo la madre de Magdalena mientras ponía el asado en la mesa, y mirando a su hija le dijo-: Dios puede decirlo. No estarás pensando que el hinduismo pueda ser correcto.
– El asunto es que Maria Fernanda cree que si lo es – respondió Magdalena-. Y yo CREO que no tengo derecho de decirle que esta equivocada.

¿Por qué es que la gran mayoría de nuestros jóvenes en la iglesia (66%) cree o sospecha que “no hay manera de saber si una religión es verdadera o falsa”?. La razón es que sus hijos y los mios han sido influenciados para creer que el cristianismo no puede ser verdadero de manera exclusiva. En la mente de sus jóvenes, nadie tiene el derecho de afirmar que una religión sea mejor que la otra. Se les enseña (y ellos han adoptado) el credo de la cultura que dice que todas las creencias son igualmente validas.

¿Puede una buena persona que no comparte tus creencias religiosas obtener la salvación?. El 68% de los evangélicos dijeron que si.
El concepto es el siguiente: “Es una actitud sentenciosa e intolerante decir que una persona tiene la razón y cualquiera que no crea como esa persona esta equivocada.
Esa es la razón por la cual el 63% de nuestros jóvenes (y adultos) no creen que Jesús sea el Hijo del Dios verdadero. Para ellos eso es demasiado exclusivo e intolerante. Para ellos, Jesús es un hijo de Dios, pero nunca podrían decir que él exclusivamente es el Hijo de Dios.
No podríamos debatir su punto de vista si el cristianismo fuera sencillamente un sistema de creencias tal como se les ha hecho creer. Si el cristianismo se basara únicamente en las enseñanzas éticas o en conceptos teológicos, entonces ellos tendrían razón. El cristianismo seria una religión competitiva para escoger entre otras muchas. Claro que alguien podría argumentar que las enseñanzas de la religión cristiana son mejores que las de otras religiones, pero eso sólo sería una discusión acerca de la superioridad de un concepto sobre otro.
Pero el cristianismo no es sencillamente una religión, ni tampoco esta basado simplemente en varias enseñanzas. El cristianismo esta basado en la vida, el carácter y la identidad de una persona: Jesucristo. Cristo no vino a la tierra a enseñar cristianismo, Cristo es cristianismo. eso es lo que hace al cristianismo singular. es una relación personal con un Dios creador y personal.
La mayoría de las religiones del mundo están basadas en proposiciones filosóficas o ideologías teológicas. Aunque se deshagan del profeta fundador o de su gurú, esas religiones se mantienen esencialmente intactas. La razón es que estas religiones están basadas en las enseñanzas, y no en el maestro fundador.
En contraste, eso no sucede con el cristianismo. Aunque la fe cristiana tiene un sistema de creencia particular y las personas han desarrollado una base teológica de la Escritura, su base esencial es la vida, obra y persona de su fundador, Jesucristo. este hecho peculiar cambia fundamentalmente el debate. En lugar de comparar las enseñanzas de una religión con otra, la pregunta esencial en el cristianismo es cómo un individuo se relaciona con la persona de Jesucristo. Si remueves a Cristo del cristianismo, pierdes el significado completo de la fe bíblica. Tal como lo dijo el apóstol Pablo, si Cristo no es quien decía ser y no se levantó de los muertos, entonces, “vana es nuestra predicación y vana también vuestra fe” (1 Corintios 15:14).
Por eso Jesús se hizo a si mismo el tema central. Él les dijo a los fariseos: ” a menos que creáis que Yo Soy, en vuestros pecados moriréis” (Juan 8:24). El apóstol Juan declaró “En Él estaba la vida y la vida era la luz de los hombres” (Juan 1:4). Por esta razón aunque las enseñanzas de Jesús son importantes, son importantes por lo que es Él y por cómo nos ayuda a relacionarnos de manera correcta con Él.

Esto no es fanatismo, es defensa de nuestra fe. Nosotros debemos evangelizar y dar a conocer a nuestro Señor y no simplemente, quedarnos callados y decir, “yo respeto lo que el o ella piensa o dice”. Debemos respetar a la persona, pero de ninguna manera, aceptar o respetar sus creencias. Claro… al compartir acerca de Dios debemos hacerlo en amor y sin buscar discusión, como lo dice la Palabra.

Malcolm Andrade

Estudiante de licenciatura en teología, UCAD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: